Historia de Francia



Historia de Francia menu



Inicio




Francia en la Edad Moderna

HISTORIAFRANCIA.COM es el sitio web perfecto en el que Ud. encontrará un excelente resumen de la historia de Francia. En esta página descubrirá los eventos principales de la Edad Moderna, período que transformó por completo la historia francesa y mundial. Si la Edad Media, excepto por Carlomagno, se caracterizó por el feudalismo, ya hacia la Baja Edad Media (siglos XI a XV), se produjo una progresiva centralización del poder, gracias al crecimiento urbano, el desarrollo del comercio y el surgimiento de la burguesía, que dieron más poder al rey en detrimento de la nobleza feudal. El primer soberano llamado “Rey de Francia”, Felipe Augusto (1180-1223), fue quien llevó a cabo un fuerte proyecto político y militar para fortalecer la monarquía. Luego de la Guerra de los Cien Años (1337-1453) entre Francia y Gran Bretaña, el poder de la monarquía francesa se vio consolidado por la presencia de un ejército permanente y un desarrollado sistema burocrático.

A partir de la Edad Moderna, iniciada con el Descubrimiento de América (1492), Francia se consolidó como Estado nacional, momento crucial en la historia francesa. En el siglo XVI el rey Francisco I se enfrentó a Carlos I de España y V de Alemania para disputarle el dominio de Europa, ya que entonces Carlos era jefe del mayor imperio europeo, incluyendo las tierras americanas. Enrique II, sucesor de Francisco I, continuó el enfrentamiento con España al luchar contra Felipe II. Por otra parte, también durante el siglo XVI se produjeron las Guerras de Religión, consecuencia de la Reforma Protestante. Se trató de una serie de enfrentamientos sangrientos entre católicos y calvinistas (llamados “hugonotes”) que llevó al asesinato del rey Enrique III a manos de la Liga Católica. Las Guerras de Religión finalizaron con el edicto de Nantes (1598), firmado por el rey Enrique IV (protestante, pero convertido al catolicismo para acceder al trono). El edicto permitió la libertad de culto a los calvinistas, aunque con limitaciones, así como también permitió el control militar de algunas ciudades.

El siglo XVII se caracterizó básicamente por el fortalecimiento del Absolutismo o Antiguo Régimen. Los reyes absolutistas concentraron todo el poder en sí mismos y se declararon representantes de Dios en la Tierra, con lo cual su autoridad se volvía incuestionable. En la historia de Francia fue un período clave al que se opondría completamente el movimiento de la Revolución Francesa. El rey Luis XIII (1610-1643) es recordado en gran medida dentro de la historia francesa por su primer ministro, el cardenal Richelieu, ya que fue este quien luchó contra el poder de la nobleza para fortalecer la monarquía en Francia. Richelieu limitó la libertad de culto, especialmente en cuanto al poder militar de los hugonotes. Su política exterior se orientó contra la dinastía austro-hispánica de los Habsburgo y por ello Francia intervino en la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Con la muerte de Richelieu su poder quedó en manos del cardenal Mazarino, quien venció a los nobles que luchaban contra el absolutismo.

Fue entonces cuando comenzó el reinado de Luis XIV, el “Rey Sol”, uno de los reyes más famosos de la historia de francesa. Con el triunfo de Francia en la Guerra de los Treinta Años (1648), esta nación se convirtió en la mayor potencia europea. Por la Paz de Westfalia se concertó el matrimonio de Luis XIV con María Teresa de Austria, infanta española. Este rey, luego de la muerte de Mazarino en 1661, decidió gobernar solo, fortaleciendo la monarquía absolutista. Juan Bautista Colbert se encargó de la dirección económica con su llamado “mercantilismo”: intervención del Estado en la economía, basada en las exportaciones y en el colonialismo. En cuanto a la religión, se revocó el edicto de Nantes en 1685 y se hizo emigrar a los calvinistas. Durante el reinado de Luis XIV se construyó el palacio de Versalles, modelo cortesano en toda Europa.

Entre 1701 y 1715 se produjo la Guerra de Sucesión de España, un enfrentamiento entre Francia, Gran Bretaña, Austria y otras potencias europeas. Tuvo lugar porque Felipe V de Borbón, nieto de Luis XIV y de la española María Teresa quiso proclamarse rey de España tras la muerte de Carlos II. Finalmente Felipe V se convirtió en rey de España, pero para ello debió renunciar a sus derechos al trono francés. Fue un retroceso del poder francés y un ascenso de Gran Bretaña, poderosa y en pleno crecimiento industrial. Todo el siglo XVIII fue un tiempo de crisis económica en la historia de Francia: mientras que Gran Bretaña vivía la Revolución Industrial, Francia no podía competir económicamente. En la Guerra de los Siete Años (1756-1763) los británicos vencieron a los franceses, obteniendo sus colonias en Canadá y en la India. Los reyes Luis XV (1715-1774) y Luis XVI (1774-1789) tuvieron que enfrentarse con dicha crisis, que fue una de los detonantes de la Revolución Francesa, hecho fundamental de la historia francesa.




Guardar en del.icio.us

Agregar a Technorati

Diseño Web por Log Technology

El contenido de este sitio web está registrado.